Good Sounds
Íñigo Coppel | Los Madison | Sugar Mountain |Joe Grushecky | Willie Nile | Southside Johnny | Ítaca | Springsteen Tribute | agenda conciertos
pedidos

Blueberry Hill

[ Disco ] [ Fotos prensa ]

Blueberry Hill



Promoción: Cactus66/Marc Picanyol.
Tel. 93 238 65 61

 

Artículos sobre la banda:
Las Calles del Pop, 4 junio 2005
América No Está Tan Lejos (Muuma.com) 15 junio 2005
La Vanguardia 24 Junio 2005
Mondo Sonoro Septiembre 2005

"Thanks", su álbum de debut, salió a la venta el 24 de mayo 2005 ( www.buffalomail.com)

Single: "Once Upon A Time" (MP3)

Ask Their Names (MP3)
The Wood (MP3)
Sally (MP3)



Para bajarte las canciones (PC): botón derecho y
"guardar como..."


El CD incluye de regalo el vídeo-clip del single
"Once Upon a Time"

Más vídeos:

"Back in the USSR", en directo desde Lleida

"Sally", en directo desde Lleida




Thanks (Mondo Sonoro, Septiembre 2005)
Bastará con mencionar que Blueberry Hill es un grupo barcelonés dedicado a recrear sonidos cercanos a la música de raíces americanas, para que gran parte de los aficionados al estilo -condicionados por los prejuicios- ni tan siquiera le preste atención.

Sin embargo, cuando los que se han aproximado a esta novel formación han sido dos pesos pesados del género como Jeff Tweedy (Wilco) y Garth Hudson (The Band), la reacción ha sido muy distinta. Tweedy les escogió como teloneros de su banda y Hudson accedió a prestar sus servicios en este disco que ahora nos ocupa, contribuyendo desde la distancia con algunos teclados y su acordeón. ¿Qué pudo llamar al atención de Tweedy y Hudson al escuchar a Blueberry Hill? Pues una voz femenina comparable a las más destacadas dentro de lo que ahora llaman americana, una producción de Carlos Raya (Quique González, M-Clan) que aporta el toque de profesionalidad necesario y unas bellas composiciones que, sin ser ningún prodigio de originalidad, saben ceñirse con fidelidad a los patrones del rock americano menos musculoso. Añadámosle a todo esto unos ecos country perfectamente emplazados y ya tendremos un disco que merece la pena ser tenido muy en cuenta. Autor: Xavier Llop

Buenas Intenciones
(Barcelona, Sala Bikini 22.6.2005)
Sobre el escenario el quinteto se esfuerza en reproducir el preciosista sonido logrado en estudio gracias a la labor de Carlos Raya -guitarrista de M-Clan y también productor de Quique González y Antonio Vega- pero sus buenas intenciones no se traslucen en los resultados óptimos de la grabación. Quizás fueran los nervios del estreno o la falta de rodaje pero el repertorio pecó de un exceso de apelmazada uniformidad anclada en medios tiempos y baladas. En esta tesitura lo más destacado fueron los adornos, en forma de carnosos solos de órgano, del teclista Ferran Resines en el single Once upon a time y en Stronger girl .También se agradeció el cosquilleo de las prístinas armonías vocales de You have to go y los conatos de rock & roll en Silver star y, sobre todo, en la pieza nueva, aún sin título, que figuró entre lo mejor de la noche junto a los dos temas acústicos servidos en formato dúo, en el inicio del bis, por la cantante y el sobrio guitarrista Ivó Iglesias.
Ramón Surio, La Vanguardia 24.6.2005


Wilco, 20/03/05 (Sala Razzmatazz, Barcelona)

La velada empezó con un canvio de cartel, nos quedamos sin ver The Sunday Drivers, y a canvio vimos de teloneros a Blueberry Hill. La sorpresa fue nuestra cuando después de comentar lo americanos que parecian, la cantante se puso a hablar catalán. Aun quedan promesas por descubrir dentro del panorama nacional. Con un sentimiento próximo a grupos como Walkabouts, y una formación compacta, amenizaron la velada con clase y sin timidez, teniendo en cuenta que iban a ser aplastados, por unos monstruos como son Wilco!
(Gong)

América No Está Tan Lejos (muuma.com)
Empezar diciendo gracias ya es un gesto, un mensaje, un posicionamiento. Los motivos por los que Blueberry Hill titulan Thanks su disco pueden ser numerosos, pero a buen seguro que ese desbordante “gracias” –o una parte de él- pertenece a la gente de la que se han rodeado. Entre otros, el productor Carlos Raya (guitarra de M-Clan y encargado del sonido de Quique González o Antonio Vega ) y el instrumentista Garth Hudson (que ha tocado con The Band y -¡atención!: nombre sagrado- Bob Dylan ).

Si gente de esta talla ha querido colaborar con Blueberry Hill , por algo será. No son los únicos que han puesto su granito de arena en el disco. En primer lugar están, evidentemente, los miembros del grupo, que son estos: Maria Bennassar (voz y guitarra acústica), Guillem Duñó (bajo), Ferrán Resines (teclados), Alex Lapena (batería) e Ivó Iglesias (guitarra y segunda voz).  

Su trayectoria está marcada por diferentes hitos: se forman en 2001, en 2002 graban su primera maqueta y colaboran en un tributo a Bruce Springsteen , aportando una versión de la delicada y emocionante ‘When You Need Me' (busquen en el ‘Tracks' del jefe); en el 2004 actúan en el BAM de Barcelona y en los últimos tiempos han tocado con gente como Wilco, Howe Gelb, Joe D'Urso, Jason Rigenberg y Joe Grushecky.

Con tanta referencia, decir que ‘Thanks' es un disco de rock americano podría sonar hasta redundante. Su sonido es clásico, con una capa de guitarras acústicas sobre las que se construyen las canciones, que unas veces suenan contundentes, otras densas, otras delicadas... La melodía es básica en su sonido, destacando la voz al frente de Maria Bennassar, una nueva cantante del rock hecho en España a la que habría que añadir las intérpretes de grupos como Sterlin, Orlando o Balboa.
Jesús Miguel Marcos (Muua.com)

 

THANKS by Blueberry Hill

Todos los locales de ensayo tienen una ventana. No importa que sea una abertura imaginaria o un agujero real y rectangular rodeado de vetustas maderas, siempre hay un lado de la pared donde se abre un interminable y generoso espacio que apunta hacia el exterior y deja al descubierto un paisaje encendido. En el caso de los barceloneses Blueberry Hill, este decorado se balancea suavemente con el contagioso ronroneo de la música tradicional americana y siguiendo el latido sensible y enamorado –a veces, incluso herido de amor- de una buena melodía pop.

Ivó Iglesias (guitarras y segundas voces), Alex Lapena (batería), Ferran Resines (teclados), Guillem Duñó (bajo) y Maria Bennassar (voz y acústicas) se asoman con naturalidad a su particular ventana y alzan la mano emocionados cuando descubren las huellas de formaciones y solistas con el aliento The Band, The Jayhawks, las dos Williams (Lucinda y Victoria), Steve Earle o Ryan Adams. Su hermosa aproximación a un género que tantas alegrías nos ha dado al otro lado del charco, les ha llevado a protagonizar un puñado de vibrantes instantáneas que se reparten, cazadas al vuelo, en escenas tan puntuales como el momento de su formación, un invierno del 2001; la grabación de su primera maqueta en el 2002; la posibilidad –¡el milagro!- de colaborar en un disco benéfico, “Light of Day, a tribute to Bruce Springsteen”, junto a artistas con los trazos de Elvis Costello y Graham Parker, y, de paso, sacarle oro al “When you need me” del Boss; actuar en la sala Apolo dentro del festival de música BAM 2004 (Barcelona) o compartir escenario con Wilco, Howe Gelb (Giant Sand), Joe d'Urso, Jason Ringenberg y Joe Grushecky. Esta trepidante sucesión de acontecimientos ha acabado eclosionando de forma lógica y creíble en “Thanks”, su primer disco de larga duración.

El grupo ha confiado en el oído experimentado de Carlos Raya (guitarrista de M-Clan y productor de Quique González y Antonio Vega) para darle punta a su visión romántica, exquisita y muy tarareable del rock americano. En su particular cruzada, también se han dejado arrullar en algunos temas por el acordeón y los teclados de Garth Hudson (uno de esos nombres que noquean por K.O. absoluto cualquier ataque de hipo gracias, entre otras aventuras, a su gloriosa vinculación con instituciones musicales como The Band o Bob Dylan). A su lado, la masterización que ha realizado en Nashville el reputado Richard Dodd (Tom Petty, Johnny Cash, Wilco, Roy Orbison, George Harrison, Scott Walker...) contribuyen a realzar y dar lustre a una colección de canciones que recorren hipnotizadas esa “carretera de oro” (“Golden Road”) a la que ellos aluden en uno de los muchos preciosos asideros que tiene el disco. Un camino frondoso y encantado que los conduce de su Barcelona natal hasta el corazón retumbante de América, haciendo una furtiva y necesaria escala en Mallorca (añorada tierra de la vocalista Maria Bennassar).

Con “Thanks” en las manos, que cada cual escoja los temas por el orden que prefiera y se haga su lista personal, pero ante la gratificante inmediatez de singles como “Once upon a time”, el poso delicado de “Last day on Earth” o “Too many words” –espléndida cima vocal de Maria Bennassar-, la coreada “You have to go” e, incluso, “Travelling tomorrow”, ese rock'n roll festivo y desengrasante que resuelve el guitarrista Ivó Iglesias con notable ímpetu, sólo queda descubrirnos ante unos inspirados escritores de canciones. El rock americano, de transparente coraza pop, ya tiene aquí a otros excelentes embajadores. Gracias a vosotros, de verdad.

Dimas Rodríguez